Chianti Villas - Alojamiento en Chianti cerca de Florencia

Badia a Passignano, el monasterio más asombroso del Chianti

Fecha de llegada
Fecha de salida
Acomodación
¿Cuántos son?

La vista de Badia a Passignano, abrazada por las hermosas colinas de Chianti, sorprende con su increíble línea del cielo a nuestros huéspedes que llegan a Poggio a Vento o desde Villa Torricella: puede encontrarla fácilmente desde la salida Tavarnelle del camino alto Siena-Firenze siguiendo las indicaciones.

Un recorrido por el Monasterio

Si desea un recorrido por el monasterio en su idioma, un guía autorizado le contará la historia de Badia, le ilustrará las obras de arte guardadas en su interior y le revelará los secretos de quienes trabajaron aquí. Póngase en contacto con la asociación Ars longa Toscana: ¡Los guías que fundaron esta asociación son absolutamente aficionados a la Toscana y su belleza, y estarán encantados de compartir con ustedes su amor por nuestra región! www.arslongatoscana.com

Algo de la historia del monasterio, uno de los más antiguos del Chianti

Las torres que coronan el monasterio todavía le cuentan al visitante la historia de los monjes vallombrosanos, que se establecieron aquí antes de mediados del siglo XI: necesitaban defenderse durante la Edad Media, cuando los Guelfos de Florencia y los Guibelinos de Siena luchaban entre sí y sus ejércitos estaban devastando el Chianti. Badia a Passignano poseía granjas y tierras en la región, y por lo tanto era un monasterio muy rico.

Lorenzo el Magnífico, el miembro más famoso de la familia Medici durante el Renacimiento, le dio el liderazgo del monasterio a su hijo el cardenal Giovanni de’ Medici, futuro papa León X, a finales del siglo XV. El monasterio fue suprimido dos veces, por Napoleón, en 1808, y por el gobierno italiano en 1866. Los monjes finalmente pudieron volver a comprarlo en 1986.

La iglesia de San Miguel Arcángel

La iglesia de la abadía, dedicada al Arcángel Miguel, tiene una fachada románica coronada con la estatua del Santo. La obra de arte original, ahora exhibida dentro de la iglesia, es una de las pocas esculturas del siglo XI que aún existen en los alrededores de Florencia.

El interior está dividido en dos secciones diferentes, una para laicos y otra para monjes, por una pantalla de madera: en él dos pinturas, atribuidas a Michele di Ridolfo del Ghirlandaio, un artista del Renacimiento pagado en 1549 por un rico monje vallombrosano, Raffaello Nuti quien encargó también los hermosos puestos del coro a Bastiano di Michele Confetto, un tallador de madera del Renacimiento que trabajó con el arquitecto Giorgio Vasari en la construcción del palacio de los Uffizi en Florencia.

La parte superior de los asientos está decorada con versos de los Salmos, en latín, griego antiguo y hebreo, idiomas estudiados por los cultos monjes de Badia.

La tumba del santo

El fundador de la orden vallombrosana, San Giovanni Gualberto, murió aquí el 12 de julio de 1073. Su capilla funeraria, a la izquierda dentro de la iglesia, fue completamente renovada en 1580: el abad Aurelio Tabagini llamó el famoso pintor y arquitecto de la corte Medici, Alessandro Allori, para diseñar el proyecto. Allori dejó a su amigo y alumno Giovanni Maria Butteri para continuar su trabajo.

El fresco frente a la capilla representa el momento en que, en noviembre de 1580, antes de cerrar la nueva tumba, el abad mostró las reliquias del Santo a las personas que se reunieron en la iglesia para este evento. Campesinos, damas nobles, el gobernante Gran Duque Francesco I de ’Medici, los habitantes de la aldea, se reunieron en torno a los monjes: entre ellos el pintor que llevaba puestos una curiosa gorra blanca y un delantal.

Un pintor local del siglo XVII, Domenico Cresti, "Il Passignano"

La renovación de la capilla principal se confió a principios del siglo XVII a un artista nacido en una granja cercana perteneciente al monasterio, Domenico Cresti, conocido por su apodo Il Passignano. El artista, de regreso de un viaje a Roma y Venecia, diseñó los elementos arquitectónicos y trabajó a los tres retablos dedicados a San Miguel y a los frescos de la cúpula abierta al paraíso con ángeles cantando y tocando música.

El monasterio y sus obras maestras renacentistas

El monasterio sigue siendo el hogar de los monjes vallombrosanos, pero una sección está abierta al público. En la sala capitular, adyacente a la iglesia, hay un hermoso crucifijo de madera: es una obra de muy alta calidad, que data de principios del siglo XVI, pero su autor aún se desconoce.

Caminando por el claustro, un ejemplo perfecto de arquitectura renacentista que data de los primeros años setenta del “Quattrocento”, el visitante ingresa al Refectorio. La gran sala, antiguo comedor de los monjes, está decorada con un fresco que representa La Última Cena, una de las primeras obras maestras del famoso Domenico Ghirlandaio. Ghirlandaio, uno de los pintores más famosos del Renacimiento florentino, preparó los dibujos para el fresco en 1476 y dejó en Badia un taller muy activo, bajo el liderazgo de su hermano Davide y su cuñado Bastiano Mainardi. El propio maestro vino de vez en cuando, para recibir un pago y pintar los detalles más significativos de la escena: el evento tiene lugar en una estructura arquitectónica pintada que sigue perfectamente la regla de la perspectiva. Los sorprendentes detalles de los rostros, las vajillas y el uso de la luz, muestran una clara influencia de la pintura flamenca, ya conocida en Florencia a principios de Renacimiento.

Junto al refectorio, la cocina del monasterio ha mantenido durante siglos sus muebles originales, utensilios de cocina, ollas y sartenes y la gran chimenea alrededor de la cual los monjes solían sentarse en los fríos días de invierno.

El itinerario termina con el jardín a la italiana, donde las adiciones neo- medievales, torres, ventanas góticas con arcos puntiagudos y paredes almenadas recuerdan la gran transformación del edificio que tuvo lugar a principios del siglo XX. El monasterio había sido suprimido y había sido comprado por una noble familia polaca que decidió crear un castillo medieval, agregando más elementos neo- medievales a la estructura original.

Comida y vino en Badia a Passignano

Después de la cultura, dedíquese al placer alrededor de una mesa. Badia a Passignano ofrece un par de muy buenos restaurantes, comenzando con una prestigiosa Osteria perteneciente a los Marqueses Antinori: la Osteria también alquila y muestra a sus invitados las antiguas bodegas del monasterio.

Si quiere cenar al aire libre, pruebe la Antica Scuderia o la Cantinetta di Passignano. ¿Busca un almuerzo ligero con “schiacciata” (pan salado local) y una copa de vino frente a una hermosa vista? ¡Su lugar es el Bar Di Vino!

 
© 2021 | powered by dotFlorence Web Agency